PRESUPUESTO DEMORADO Y GABINETE ¿”CONCENTRADO”?

Comenzó diciembre, y aún Vicente Gatica, no ha enviado el presupuesto 2020, con el que deberá trabajar los próximos 12 meses que llegan.

El presupuesto que debe ser enviado al Concejo Deliberante a fin del mes de octubre, no fue remitido a ése órgano en esta oportunidad, por lo cual el Departamento Ejecutivo solicitó una prórroga; lo cierto es que llegado diciembre, la herramienta más importante con que cuenta una administración, no ha sido enviada.

Se habla, de la “poca importancia” que Gatica le daría  al Concejo Deliberante, ya que enviará su presupuesto, y en 48 hs exigirá su tratamiento, ya que necesita de ese elemento para comenzar a ejecutarlo el 1 día hábil del año 2020. Esto implica que será apenas visto y analizado por la oposición, ya que al contar con mayoría, sus concejales en forma maratónica remitirán el mismo a ser tratado por mayores contribuyentes luego de aprobarlo…al menos éso es lo que se dice en el Palacio de calle Alsina.

La norma, no contaría con aumentos en cuanto al sueldo de empleados, y el propio Gatica, respaldado por los sindicatos de empleados municipales, habría desestimado otorgar un bono a sus empleados, medida que sí se realiza en muchos municipios de la provincia.

En ele presupuesto están determinados también los SUPERPODERES, que por éstas horas Vicente habría dado a su primogénita Natalia Gatica. La cuestionada funcionaria (no se habría aclarado el traspaso de cifras importantes a su área sin rendirse correctamente ante cuestionamientos de la oposición) seguirá a cargo del área social, pero en su órbita estarán: DEPORTES, PRODUCCIÓN, VIVIENDAS, HÁBITAT, TURISMO, MINORIDAD, SERVICIO LOCAL, ETC.

Si bien algunas de éstas temáticas ya había absorbido su secretaría de hecho, ahora lo hará en los papeles, desinflando bastante el rol del SECRETARIO DE GOBIERNO, que casualmente es el puesto de su marido Mauricio Tomassino.

Será la primera vez en la historia que una secretaría, tiene bajo su órbita otras secretarías, algo que nunca sucedió. Es decir, se creará una secretaría nueva a cargo de la abogada Laura Benalal, que tendrá implicancia en temas de minoridad y familia (entre otros), y estará a su vez, bajo el comando de la hija del jefe comunal.

Sería también Natalia la funcionaria responsable de los espacios verdes, remodelación de hábitat, atención de minoridad y familia, solución y contención de problemáticas sociales, deportes, viviendas, servicios, turismo y laguna, planes de empleo a jóvenes, juventud (a cargo aún de Silingardi), pymes, desarrollo local, etc…. y por ende, lo que no se resuelva dependerá de la eficacia o no de su tarea.

Benalal, por su parte, ya está en  el staff, y tiene a su cargo el SERVICIO LOCAL en la actualidad. Ahora, sus funciones se ampliarán, y tomarán otro rango, siempre bajo las órdenes de Natalia Gatica.

También habrá cambios en la parte de seguridad, llegando a ese puesto el reconocido comisario mayor Oscar Martignone.

Dentro de los anuncios se produce un cambio de área que no ha estado del todo explicado, y que supone sólo un movimiento de “fichas”, pero no sería ésa la única lectura posible. Hablamos de la salida de Fermín Cassani del área contable, para dar paso al joven Ripari.

En cuanto a números, el presupuesto, en casi un 75 % sería ejecutado bajo la decisión y órbita de competencia de la hija del mandatario comunal, lo que muestra a las claras, por “dónde pasará el poder”.

Vicente, delega en su hija, el manejo de las sensibles cuentas municipales, y la ejecución de un presupuesto que no se sabe aún a cuánto ascenderá.

Se conoció además, que por razones de “gestos políticos”, el concejal Alexis Camús, volverá al ejecutivo, aunque no se conoce todavía en qué silla se sentará, y qué funciones tendrá en este concentrado esquema de poder.

Al pasar las elecciones, y antes de partir de viaje de descanso fuera del país, Gatica manifestó que habría cambios en su gabinete, y que nombraría un “jefe de gabinete” para este nuevo período. No han trascendido nombres sobre ese lugar, que , si bien sería de poder estratégico, en un esquema concentrado de fuerzas en cuanto a áreas, poco podría coordinar un jefe de gabinete: su función se limitaría a charlar con Vicente Gatica, Mauricio Tomassino y Natalia Gatica (que serían los que concentrarían el poder de forma absoluta).

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *