TEATRO: EL ABANDONO COMO POLÍTICA DE ESTADO

El Centro Cultural Florencio Constantino, ícono de la ciudad, después de casi 40 años de espera se re-inauguró en el año 2012.

Con una construcción digna de admiración provincial y orgullo de los bagadenses, funciona desde ese momento en Bragado un espacio INCAA con un sistema 3D en su sala mayor que permite estrenar películas en simultáneo todas las semanas; también salas, espacios y dependencias para uso de diversas actividades culturales.

Poco se hizo en materia cultural en los últimos cuatro años; la promesa de Vicente Gatica de generar cultura sólo ha generado que dentro del majestuoso teatro se encierre una cultura para pocos con espectáculos pagos, y generados por “otros grupos” y no por el estado municipal.

Además, y como corolario de una pobre agenda de cultura genuina, el estado de abandono en el que se encuentra el Teatro en la gestión Gatica es decadente.

Malena Católica responsable directa de las políticas culturales, anunció a fines del mes de diciembre de 20015 que cerrarían las puertas del teatro para realizar reparaciones…y lo cerraron durante un mes y  medio. Al volver a abrir las puertas, nada habían hecho, sólo irse de vacaciones.

Al siguiente año, la misma funcionaria, en los últimos meses del mes de diciembre de 2016, volvió a anunciar lo mismo…y volvió a irse de vacaciones, sin reparar nada, y dejando a los bragadenses que vacacionan en la ciudad, sin posibilidad de tener espectáculos o atracciones en el Centro Cultural. Otra vez faltaron a la verdad.

A fines de 2018, ya no anunciaron nada, y cerraron las puertas hasta febrero de 2019. Llamó la atención que más allá de los “trabajos no realizados”, (pero que estarían imputados como gastos ) los propios empleados subieran en sus redes sociales fotos pintando ellos mismos las columnas y paredes del hall central. Qué pasó? Desde cuándo los administrativos y el personal de maestranza se dedica a pintar?

Hoy, a cuatro años de aquel diciembre de 2015, el techo del subsuelo del teatro, en las puertas de la Sala Dómine y la Biblioteca Enrique P. Maroni está igual. Con el durloock descubierto pero con un notorio abandono. Lo mismo sucede en el auditorio ubicado en el 3 er piso, que por el estado en que se encuentra lo han dejado de usar.

Las fotos fueron enviadas por vecinos que hace unos días visitaron una muestra en el teatro, y a quienes agradecemos el material.

Qué dirá el intendente ahora? ¿Será culpa de otros o de su gestión?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *