Construir una nueva oportunidad

Construir una nueva oportunidad

Los 40 trabajadores de la fábrica de los “huevitos” luchan juntos por encontrar un nuevo horizonte. Por ahora se encuentran muy solos y necesitan que la comunidad los ayude a construir una nueva oportunidad.

Giovanni sale de la oficina espejada rumbo al estacionamiento. Fiorella lo espera en el restaurante Montecampionne, un palacio de sabores y escenario de grandes negocios para la empresa que en 1982 fundara su abuelo y es hoy la cuarta a nivel mundial en chocolates.

El hombre con cara de niño y mente de hielo para los negocios, acaba de concluir una discusión estratégica para el holding de inversores de la firma: lanzarse a la conquista Asia, nada más y nada menos que el 40% de la población mundial sólo entre China e India.

Fueron dos horas de intercambio y exposición para que los accionistas visualizaran la oportunidad de millonaria inversión. Giovanni desea que Kinder también vea el Sol de Oriente y permita superar los 10.900 millones de dólares de facturación que alcanzó en ventas este año, según reportes de varios medios especializados.

—x—

Hace un par de años el joven científico bragadense Ezequiel Petrillo, integrante del equipo de investigadores del CONICET, fue noticia porque participó del descubrimiento de determinados mecanismos del denominado reloj biológico que tienen las células de los seres vivos. Ese reloj interno que nos despierta instantes antes de que suene el despertador o que nos prepara para irnos a dormir cada noche, entre otras funciones.

Ese reloj es el que esta mañana despertó a Gladys automáticamente a las 4 am, tal como ella lo hizo cada madrugada durante los últimos diez años, para ir a trabajar. La diferencia es que hoy yano tiene que ir a trabajar porque la empresa cerró. Ella se levanta, toma un mate apurada y lava una muda de ropa que su hijo todavía infante, usó el día anterior.

Al sacar la ropa mojada del tambor del lavarropa, sus manos acusan el dolor provocado por la inflamación en la muñeca. El dolor la acompaña hace varios años y se debe al movimiento rutinario de sus manos desarrollado durante una década en la fábrica de huevitos Kinder Sorpresa.

—x—

Después de 18 años de trabajo ininterrumpidos, la empresa Emprendimientos Bragado, subsidiaria de Ferrero Rocher Argentina, bajó sus persianas definitivamente. En el marco de un mercado de trabajo globalizado, la empresa decidió relocalizar la producción de los juguetes que venían dentro de los huevitos “Kinder Sorpresa”. Una mega planta en México y un mercado emergente en Asia, con China e India a la cabeza, fueron demasiado para una planta que inició su proceso de vaciamiento hace más de 10 años.

En 2003 había 400 trabajadores localizadas en las dos plantas de Bragado, más una en Alberti. A ellas se deben sumar una planta de producción en Luján y otra en Colón, que cerraron antes a la de Bragado. Según sus trabajadores en Bragado había “mucha calidad”. Para 2005 la plantilla se había reducido a 240 trabajadoras y cuando el año pasado quedaron 40, todos sabían que sólo restaba conocer la fecha: “Ahí ya se veía que cerraba. Faltaba la fecha, duramos un año más”.

La empresa cumplió con todos los requisitos que hoy impone la ley argentina en materia de indemnización por despido, lo que incluye una extensión del salario hasta el mes de marzo y la cobertura de un año de obra social. “Pagaron todo lo que correspondía incluso un poquito más”, asegura Gladys Andurell, última delegada sindical en la sede local.

Lo que la empresa no cubre es la incertidumbre. ¿Cuánto debería abonarse por la angustia y  stress que le genera a una persona quedarse sin trabajo, sin sueños, sin un horizonte? Mi generación, la de los treinta y pico vio a sus padres vivirlo en carne propiacuando en Argentina atravesábamos la década de la pizza y el champagne.

“Nosotros somos una mano de obra calificada, con trabajo de muchísima calidad”. Para dar cuenta del valor que tienen las trabajadores Andurell cuenta que en Argentina había tres centros, Colón, Bragado y Luján. Lujan por mala calidad fue el primero en cerrar, Colón lo siguió y el último que quedó en Argentina fue Bragado. Después la empresa abrió una mega planta en México que nos restó trabajo, la mano de obra en México es más barata”.

“Ellos empezaron a ver que debían reducir costos entonces empezaron a importar huevitos de Bulgaria, de China a dos pesos. Nosotros éramos una mano de obra que resultábamos cara, porqueteníamos la ART, obra social, y dentro de los valores que se manejan en la ciudad teníamos un sueldo bastante bueno,entre 7 y 12 mil pesos desde un obrero a un supervisor, sueldos importantes para lo que es Bragado”.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Construir una esperanza todos los días

La mayoría de los 40 trabajadores son mujeres y sostén de familia. En tres casos además hay casos de niños con discapacidad, con tratamientos que cuestan hasta  10 mil pesos. La mayoría de los esposos tienen trabajos precarios  o son cuentapropistas.

En este escenario “Intentamos encontrarnos”, repite Gladys sabiendo que sostener esa red es la única manera que por ahora tiene de salir.“La realidad es que esto está en Bragado desde hace 18 años. Hay gente que salió de la secundaria y entró acá y no sabe hacer otra cosa. También teníamos la mente cerrada que no sabíamos para que lado disparar. Entre nosotros nos empezamos a juntar y nos encontramos los martes y jueves en el Centro de Formación Profesional Nª 401. Charlamos sobre alternativas que podemos tener y vamos a ver si podemos iniciar una capacitación. Una capacitación para no quedarnos quietas. Por lo menos nos contenemos estando juntas intentando hacer algo.La idea de la capacitación es sobre calzado artesanal. Vamos a capacitarnos en eso como para ver si el día de mañana podemos dedicarnos a eso. Que es complicado, pero algo hay que hacer”.

Desde que se conoció el cierre las trabajadores golpearon las puertas de la comunidad en búsqueda de una oportunidad: “Nosotros necesitamos trabajar, no sé como la comunidad nos puede ayudar. Enviamos notas al CUCI, al Intendente que aún no nos respondió,hemos hablado con la empresaArcor que hace un producto similar y nosotros podemos hacer”.

Las trabajadoras destacan como fortaleza el habito del trabajo:entrabamos a las 6, hay gente que 5:15 ya estaba ahí, tenían la necesidad de trabajar. Al dia de hoy son las 4 de la mañana y tenemos el primer tendal de ropa listo antes del amanecer,no podés dormir, porque te trabaja la cabeza… La mayoría son sostén de familia, los maridos tienen trabajos precarios, hay algunas que están un poco mejor. Es gente que necesita trabajar, no podemos vivir de la indemnización”.

“Es como que todavía estamos dando vueltas sin encontrar el horizonte”. Las trabajadoras esperan que las autoridades, dirigentes o empresarios puedan colaborar para construir una oportunidad, sin dádivas. Por ahora, en concreto sólo el Centro de Formación Profesional puso a disposición sus herramientas con ese fin. Esperan un gesto de calle Alsina, pero el teléfono sigue sin responder.

—x—

El mercado laboral bragadense no es del todo benevolente con la mujer. Según el Estudio sobre Mercado Laboral realizado el año pasado conjuntamente por el Municipio y la Provincia de Buenos Aires, se observan diferencias en la participación en el mercado de trabajo: las mujeres muestran una menor tasa de empleo (32,5%) que los hombres(46,1%).

Asimismo, la forma de insertarse en el empleo de las mujeres además es claramente diferente a los hombres:

  • Ellas registran una mayor tasa de subempleo que ellos (7,2% frente a 4,6%respectivamente). La sobreocupación afecta mayormente a los hombres (34,9)que a las mujeres (12%).
  • Entre las mujeres ocupadas un 10% busca otra ocupación.
  • Las mujeres se insertan en mayor medida como obreras o empleadas (75,2%).
  • En el sector público, las mujeres tienen mayor inserción que los hombres (36,5%
  • frente a 14,5%).
  • Muestran remuneraciones bajas en mayor proporción que los hombres: en el
  • rango de ingresos menores a $1600 ellas se ubican en el 12,6% frente a 5% ellos.
  • Entre las mujeres, se destaca la inserción en la rama enseñanza, salud y otros
  • servicios (53,8%), en comercio, reparaciones, hoteles y restaurantes (18,8%) y en
  • servicio doméstico (15,9%).
  • El empleo precario afecta al 38,9% de los ocupados, y tiene mayorincidencia entre mujeres.

Foto: Gentileza Gladys Andurell

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.