El Día del Periodista

El Día del Periodista

El Día del Periodista se estableció el 7 de junio porque ese día, de 1938, se celebró el Primer Congreso de Periodistas en Córdoba, Argentina. Esa fecha también marcó la fundación, en 1810, de la “Gazeta de Buenos Ayres”, cuya primera edición salió a la calle precisamente un 7 de junio, convirtiéndose en el primer periódico de la Independencia. Su lema era la frase “Tiempos de rara felicidad son aquellos en los cuales se puede sentir lo que se desea y es lícito decirlo”.

De ese histórico evento hoy nos quedan grabadas en bronce las palabras de Mariano Moreno, el primer editor y uno de sus fundadores, quien explicaba de esta manera la necesidad del pueblo de estar informado: “El Pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes, y el honor de éstos se interesa en que todos conozcan la execración con quien miran aquellas reservas y misterios inventados por el poder para cubrir sus delitos…”.

Hoy, precisamente, cuando recordamos el loable desempeño de miles de periodistas en todo el mundo que arriesgan su vida para entregarnos día a día el acontecer noticioso, no deja de extrañarnos el hecho de que cada año pareciera que la labor de los periodistas se hace más difícil y más peligrosa. La situación de la prensa recrudece ante las amenazas de gobiernos que privan a sus ciudadanos del libre acceso a la información. La organización Reporteros Sin Fronteras nos recuerda que en lo que va del 2015 en todo el mundo 26 periodistas han sido asesinados y otros 155 encarcelados por cumplir su labor de informar.

La amenaza y el control de los medios aumentan a través de tendenciosas leyes de prensa que permiten los abusos de poder. Esto pone al periodista a merced de una robusta red de presiones y censuras conocidas en días recientes en los hechos de atropello que se visualizan en varios países del hemisferio. El control mediático tiene un escenario muy propio en internet, donde se ha trasladado la lucha del viejo orden mundial de las comunicaciones, y hay un fuerte debate en torno al concepto de “neutralidad de la red”.

Conclusión: el periodista está entrabado por amenazas y presiones y la pluralidad que requiere su labor tiende a desaparecer. Mientras tanto, los nuevos canales de distribución son amenazados, con el fin de controlar desde organismos internacionales el derecho del pueblo a saber.

Este 7 de junio debe servir para fortalecer la labor del periodista, darle la independencia que necesita y llamar la atención a la Unesco para que no repita el escándalo de los 80 con el intento del control informativo. Y, sobre todo, darle al periodista la libertad, pluralidad y seguridad que requiere para que continúe contando a diario la historia de la sociedad.

En este día debemos reflexionar y recordar el legado de grandes pensadores de la historia que nos enseñaron los principios sobre los cuales se sustenta la libertad de expresión y de la prensa. Uno de los pilares fue John Milton, un defensor de la libertad de publicar sin restricciones. En su obra seminal, “Areopagítica” (1644), Milton expuso frente al Parlamento de Inglaterra sobre la necesidad de la libertad de impresión sin censura con argumentos que se han convertido en la defensa más apasionada y elocuente que se haya hecho de la libertad de prensa. Su obra, sin duda, ha tenido una influencia importante en el pensamiento de John Stuart Mill, filósofo y economista inglés que proponía que en el mercado de las ideas, donde al no existir una verdad absoluta las mejores ideas tienden a prevalecer, es necesario escuchar todas las opiniones, ya que el pluralismo significa abrir los canales de expresión a todos los segmentos de la sociedad para que los ciudadanos puedan crearse su auténtica opinión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.