Por las calles circula LA TRISTEZA…

Por María Corina Delettieres

Hoy es un domingo de esos fríos días de otoño. Desde la ventana, veo el remolino de algunos residuos que algún perro trasnochado robó de algún tacho y quedó flotando entre las muchísmas hojas que visten las calles de la ciudad.

El frío de afuera, a veces es el mismo que sentimos todos cada vez que las noticias aparecen , en medio de un sinfín de datos y cifras que hablan de dolor, de infección y de muerte.

Sí, porque la muerte se ha vuelto la noticia, porque hablar de fallecidos por covid, es la información reiterada…y escribirla de nuevo, duele.

Cuando duele, el dolor que se siente es un dolor hondo…de esos que vienen de lejos. Es que hace mucho tiempo que vemos que la gente, nuestros vecinos, fallecen y ya es natural que suceda. Parece que la muerte es natural…que aquellas voces de los que comparaban cifras de muertos de otras dolencias con los muertos por covid retumban todavía en los oídos de todos. Y no es así…hoy muchos fallecen, y creo que ese no es su tiempo natural…porque es un tiempo de pandemia.

Nuestra ciudad es chica..por ende, es chico nuestro sistema de salud. Sin embargo, estúpidamente (si se me permite) debemos escuchar a unos y otros diciendo y desdiciendo si está colapsado…saturado..o completo el hospital local.

Es sencillo, es simple, es básico…si tenemos una UTI de 8 camas…. y tenemos tres mas en otro sector, y la información dice que hay 9 pacientes en UTI…permítanme decir que está saturado, colapsado y completo todo.

Si hay 79 pacientes moderados y graves internados con neumanñia bilateral…en un hospital que posee 80 y pico de camas….estamos saturados, colapsados y completos.

Si las muertes las contamos de a 3 y 5 por día….estamos TRISTES. Eso…tristemente tristes.

Hoy , con la circulación de cada uno…acepten o no la FASE 2, circula la tristeza. En cada taza de café de cada bar, se sienta la tristeza. En cada vuelta al centro de cada auto…da vueltas la tristeza. En cada caminata, camina la tristeza.

Es así…la tristeza no llega si hay o no colapso. La tristeza no sabe de FASES o PRESENCIALIDAD ESCOLAR. La tristeza no entiende de encuestas, mediciones ni año electoral. La tristeza es eso…tristeza. Y llega cuando vemos que los que conocemos se van…cuando nuestros amigos se enferman…cuando perdemos seres queridos. La tristeza llega cuando vemos que otros, vecinos y vecinas, llenan de fotos y lagrimas las redes en la única posible despedida de alguien que amaron. La tristeza llega, y nadie la invita a circular…pero no hay ningún DNU que la detenga.

Por eso, por la ventana, en ese remolino de basura y hojas…en este domingo 6 de junio donde murieron 5 vecinos más…veo dar vueltas y vueltas a LA TRISTEZA.

Cierro la ventana. Voy al escritorio. Encenderé la máquina para escribir…deseando saber que se irá pronto. Que haremos todo lo posible para que no se quede a vivir en Bragado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *