“La concejal Gelitti toma por idiotas a los bragadenses”

“La concejal Gelitti toma por idiotas a los bragadenses”

-Por Lic. Horacio García

El pasado días martes 14, bajo el título “La realidad desmiente el relato”, la concejal Marita Gelitti de la bancada de la Unión Cívica Radical, publicó en los medios de comunicación un proyecto para tratar la cuestión de la situación de la obra de cloaca en el barrio Nuevo Horizonte. Subestimando a la población de Bragado, la edil utiliza el razonamiento del Manual de Comunicaciones de Joseph Goebbels, tratando por idiota al vecino al creer que con un título sensacionalista revierte la información que ella misma aporta en su texto.
Idiota es una palabra del griego antiguo derivada de idios, que significa privado de uno mismo. En las antiguas polis era usada para calificar al ciudadano que se dedicaba a lo privado y era egoísta, ya que abandonaba las preocupaciones de los asuntos públicos. Posteriormente los romanos, con la implementación del latín, resignificaron la palabra idiota como una persona sin educación o ignorante.
La concejal subestima a la población de Bragado, instala un título mentiroso con el solo propósito de sacar un rédito político electoralista, sin contribuir al rol que debe ocupar un edil de la oposición de contribuir mediante una crítica constructiva al desarrollo de la gestión; primando su rol partidario por el de funcionaria pública que integra el Estado.
En su discurso durante la apertura de sesiones del Honorable Concejo Deliberante, el Intendente Aldo San Pedro informó claramente a la comunidad que se realizaron cuadras de cloacas con recursos de la Nación por un monto de $10.000.000, a través de la Provincia por un monto de $4.000.000, y por administración Municipal la cuadras de los barrios Unión y Las Rosas por un monto de $1.878.191, invirtiendo un total de $15.878.191, alcanzando la cobertura de un 80% de la totalidad de Bragado con una cantidad cercana a las 600 cuadras.
Esta es la realidad, pero también lo es el hecho que se continúa trabajando para alcanzar el 20% restante, donde se encuentra, entre otras, la obra del barrio Nuevo Horizonte. La propia concejal Gelitti lo reconoce en los considerandos de su proyecto cuando habla de las consultas realizadas a A.B.S.A., donde la empresa operadora del servicio de cloacas le informa que se encuentra en obra. Por ende, no existe contradicción, ni realidad que haya desmentido al señor Intendente.
Remitiéndonos a los trabajos que realiza el Municipio en materia de obra de cloaca, ya sea por administración o por un contratista, tras su concreción y verificación, hace la entrega de la misma a la empresa A.B.S.A. quien es la operaria y habilita la línea cloacal. Recién entonces el vecino debe dirigirse hasta la empresa para realizar el trámite para conectarse a la red cloacal. En este caso, algunos vecinos se han conectado a la red cloacal sin estar terminada la misma, con el propósito de evitar el trámite ante A.B.S.A. y abonar el canon de conexión. Esta acción ilegal por parte de algunos vecinos es la que provoca que en un circuito cerrado, el cual no se encuentra conectado a la red troncal cloacal, se provoque el vertido de los líquidos cloacales en las cámaras que se encuentran más bajas dentro del circuito. A forma de ejemplo podemos imaginar un auto que ingresa a una obra no terminada de una autopista, seguramente encontraremos embotellamiento y con dificultad alguna salida.
En el caso particular de la obra realizada en el barrio Nuevo Horizonte, es financiada por el Gobierno de la Nación y cuya licitación se realizó hace tres años. Contempla alrededor de 60 cuadras de cañería, con sus correspondientes cámaras, una cañería de bombeo desde la obra hasta la salida junto a una planta de bombeo con dos bombas. La inspección de la obra la realizó personal contratado por el Municipio de Bragado.

DSC07207Hace dos años se pautó con el contratista que desarrollaba la obra, debido a problemas de financiación que tenía su empresa, una ayuda para la finalización. El Departamento Ejecutivo en buena fe, resolvió adelantar el pago de un certificado a los efectos de comprar las bombas y el control. Ante la falta de respuestas por parte del contratista en el cumplimiento de su compromiso, el Municipio inició las acciones legales correspondientes.
El valor estimado al día de hoy de los trabajos que no finalizó la contratista consiste en alrededor de $40.000 por cada bomba, el sistema de cañería por un valor cercano a otro $40.000, un sistema de control e iniciación de bomba por otro valor estimado de $40.000 aproximadamente, lo que sumado a la obra civil de la planta equivale a un total que supera los $160.000. El Municipio inició por otra parte las acciones para finalizar la obra por administración, habiéndose adquirido las dos bombas y se encargó la fabricación a medida de toda la cañería interior de la planta de bombeo.
Sería interesante entonces que la concejal Gelitti, en vez de estar pensando en los grandes títulos catástrofes para su próxima nota tratándonos como idiotas a los bragadenses, pensara la forma de contribuir al desarrollo de Bragado sin abandonar su rol de opositora al gobierno. Seguramente el pueblo se lo agradecerá mucho más y, quién dice, hasta quizás se lo reconozcan en las próximas elecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.