Cada año nacen más bebés prematuros por el impacto del estrés durante el embarazo

FACTOR DE RIESGO

Cada año nacen más bebés prematuros por el impacto del estrés durante el embarazo

Tanto en las clases sociales alta como en las bajas hay situaciones de estrés crónico que pueden dañar el embarazo. Opinan las doctoras Lomónaco y Bartoni especialistas en Obstetricia

El impacto del estrés se constituye como un factor de riesgo para nacer antes de tiempo. Algunos estudios muestran que niveles elevados de estrés podrían aumentar el riesgo de parto prematuro, entendiendo por tal al nacimiento del bebe antes de las 37 semanas de gestación, como así también de recién nacidos de bajo peso. Estas futuras madres tienen mayor probabilidad para desarrollar patología obstétrica, riesgo que se aumenta aún mas cuando, al mismo tiempo, la mujer carece de un apoyo social adecuado a su embarazo.
El estrés

Las doctoras Laura Barboni, especialista en Ginecología y Obstetricia, y Aldana Lomónaco, especialista en Obstetricia, dialogaron sobre este tema tan delicado con La Verdad.

Al respecto, la doctora Barboni comenzó diciendo que “el estrés en realidad es una respuesta de nuestro cuerpo ante una situación de alarma. Por ejemplo, ante un peligro inminente que debemos enfrentar, en el organismo se desencadenan respuestas liberando hormonas que aumentan la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca, entre otras cosas, para aumentar el estado de alerta. También aumenta el azúcar libre en la sangre para darle sustrato a los músculos y que éstos la tengan a su disposición para huir, o sea que la respuesta del organismo ante una situación estresante es beneficiosa para sobrevivir. Pero si esta situación se prolonga en el tiempo, la respuesta deja de ser beneficiosa y comienza a ocasionar daños en el organismo y eso se llama distress.

Tanto en las clases sociales altas como en las bajas hay situaciones de estrés crónico que pueden dañar el embarazo. En clases sociales más bajas se ven mas por problemas económicos, embarazos no deseados y situaciones de violencia familiar y en las altas están mas relacionadas con situaciones de exigencia laboral”.

Luego, la doctora Aldana Lomónaco dijo que “cada individuo reacciona diferente ante una situación de estrés, de manera que el estrés puede generar cambios y comportamientos adaptativos, por cierto productivos en unos, o cambios negativos en otros, y esto desencadenar una serie de otros conflictos, como por ejemplo puede afectar el comportamiento de la mujer embarazada, de tal manera que la mujer abandone sus buenos hábitos de salud. Podría dejar de comer adecuadamente o podría reaccionar al estrés mediante actividades tales como fumar, beber alcohol o utilizar drogas ilegales, todo lo cual se relaciona con el nacimiento de bebés de peso bajo”.

Respuestas

Para cada uno de nosotros existen tareas o situaciones estresantes. Una tarea que puede resultar placentera para una persona, puede ser altamente estresante para otra. “Cada uno de nosotros reacciona de manera diferente ante un evento estresante. Por lo tanto a la hora de juzgar si una tarea es estresante, habría que evaluar detalladamente no sólo la situación en sí, sino el medioambiente que la rodea, el entorno laboral, familiar y social de esta persona, entre otras cosas. Parece haber diferencias claras en el modo en que nuestros cuerpos responden al estrés, y algunas de estas diferencias pueden influir decisivamente en el embarazo. En cuanto a la actividad laboral, vemos habitualmente en el consultorio, que algunas mujeres sienten la necesidad de cesar sus actividades laborales a causa del embarazo, con la convicción de que esa actividad que venía desarrollando puede ahora afectar a su salud o a la salud de su bebé, e incluso se nos plantea la licencia por embarazo, muchas veces como algo obvio, ya desde el primer trimestre del mismo. Es probable que el embarazo provoque cierta sintomatología y ciertas incomodidades y que estos cambios, a la hora de trabajar, generen situaciones estresantes, pero, si se trata de un embarazo de bajo riesgo, y si el entorno laboral es favorable y contenedor, esta madre y su bebé en general no sufrirán consecuencias adversas”, manifestó Barboni.

426Prevención
La prematurez se puede prevenir en muchos casos, por medio del control del embarazo al que tienen derecho todas las mujeres.
Lomónaco aclaró que “el control prenatal tiene como objetivo una oportuna identificación y un manejo adecuado de los factores de riesgo obstétricos. Refiriéndonos puntualmente al estrés, toda mujer embarazada debe identificar las causas de su estrés, tanto en el trabajo como en su vida personal, y desarrollar una manera eficaz de lidiar con ellas, con o sin ayuda profesional. Cualquier mujer puede manejar mejor el estrés de su vida si se encuentra sana y en buen estado físico”.

Técnicas

“Una mujer embarazada debe asegurarse de realizar todos sus controles prenatales, de consumir una dieta saludable, obtener un incremento de peso adecuado, dormir bien, evitar el alcohol, los cigarrillos y las drogas y hacer ejercicios regularmente, bajo la autorización de su médico. El ejercicio ayuda a mantenerse en buen estado físico, como también a prevenir algunas de las molestias comunes del embarazo (como los dolores de espalda, la fatiga y el estreñimiento), y contribuye a aliviar el estrés. Un buen entorno familiar y social también ayuda a las embarazadas a aliviar su estrés. Existen diversas técnicas de reducción del estrés que han sido utilizadas con éxito durante el embarazo. Entre ellas se encuentran la bioretroalimentación, la meditación y las diversas formas de actividad física, como yoga, Pilates, esferoterapia, etc”, expresó Barboni.

Para finalizar, dijo que “si la mujer embarazada no ha practicado estas técnicas con anterioridad, es probable que necesite recibir instrucciones de un experto. Las técnicas de relajación también se enseñan en las clases de preparación para el parto. Estas clases pueden ayudar a reducir la ansiedad al educar a los futuros padres sobre lo que debe esperarse del embarazo, parto y puerperio, por este motivo nosotros aconsejamos que todas las padres realicen estos cursos de preparación para la maternidad.

Afortunadamente, la mayoría de las mujeres se adaptan bien a los cambios físicos y psicológicos propios del embarazo. Sin embargo, si una mujer embarazada se siente agobiada por su estrés, debe consultar a su médico; éste podrá recomendar que visite a un especialista en salud mental. Siempre debe consultar a un profesional médico ante cualquier duda sobre su salud y antes de comenzar un nuevo tratamiento con medicamentos, dieta o programa de ejercicio físico”.

Fuentes: LA VERDAD DE JUNIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.