Corrupción y cuentas poco claras

Corrupción y cuentas poco claras.

Hace unos días nuestra ciudad volvió a sufrir el embate del clima.

Por Daniela Guini: Agrupación Ciudadana Bragado

Un furioso tornado provocó varios destrozos y nuevamente la gente del pueblo se puso a la par de los damnificados dando muestras de solidaridad, de las que solo nuestro pueblo es capaz. Y cuando digo “nuestro pueblo” me refiero a nuestra Argentina.

Somos solidarios casi por naturaleza. La desgracia nos conmueve de inmediato y nos ponemos manos a la obra. Y qué bueno que así sea!

Sin embargo, nadie parece darse cuenta que muchos de nuestras desgracias son consecuencia de la improvisación política en todo nivel, y sobre todo, de la gran corrupción que hace que fondos que en los presupuestos figuran con un destino, nunca lleguen a ese destino y terminen en cosas que no fueron las que se autorizaron en un inicio.

DANIELA GUINI

Nuestra ciudad, por ejemplo, tiene asignados fondos en el presupuesto para Defensa Civil.

Sin embargo, en medio de la tormenta (al igual que en accidentes u otras ocasiones) defensa civil brilla por su ausencia. Más bien parece un departamento fantasma.

Sin embargo, el silencio reinante al respecto, causa escalofríos. Es que ningún concejal se ha dado cuenta de eso?

En la provincia pasa algo similar.

Luján volvió a inundarse, la gente perdió lo que tenía y aún siguen bajo agua.

Pero en lugar de preguntarse dónde están los fondos que debieron asignarse (si es que los hubo) a hidráulica, pretenden echarle las culpas a quienes hacen canales en sus campos para desagotarlos.

Lo que nadie dice es que esos canales en la mayoría de los casos están hechos con el guiño de hidráulica de la provincia.

Hidráulica, igual que Defensa Civil en nuestra ciudad, parece un departamento fantasma.

La cantidad de ítems que surgen de un presupuesto local a observar son muchos, no quiero imaginar lo que será el presupuesto de provincia.

Pero por supuesto, de esto no se habla.

Cada uno embolsa lo que corresponde y mientras la gente sigue sufriendo las consecuencias de la corrupción, que a esta altura, es el mal endémico que nos está matando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.