“Es mucha la mies y pocos los obreros”, señaló el pastor Alfredo Menchaca

“Es mucha la mies y pocos los obreros”, señaló el pastor Alfredo Menchaca

  • Es el fundador de la Iglesia Apostólica y Profética Filadelfia

Alfredo Menchaca, es el pastor general , Presidente y Fundador del Iglesia Apostólica, Profética Filadelfía que tiene su sede central en la ciudad de Olavarría y con cuenta con iglesias en la ciudad de Bragado y Mar del Plata.

Desde hace 11 años que se encuentra en la ciudad de Olavarría y en conversación con nuestro portal, recalcó que ingresó en el camino de Dios en el año 1965, en la ciudad de Saladillo.

Haciendo una breve historia de trayectoria, dijo que en el año 1970 comenzó a trabajar como evangelista, “y puedo decir que Dios me bendijo mucho, fue algo que yo no lo esperaba, y el primer pueblo en el que debuté predicando fue precisamente la ciudad de Bragado.

Comentó que en el año 1973 se casó con la que hoy es su esposa, Blanca Azucena y continuó con su tarea hasta el año 1980 momento que se dio la oportunidad de abrir una obra en Bragado, con muchas dificultades y sin darme cuenta que podía quedar de pastor comenzamos a trabajar amparados por la Unión de la Asamblea de Dios.

“He trabajado en diferentes pueblos hasta por distintas circunstancias fue a trabajar tres veces a Olavarría, volvimos a Bragado y vuelta a Olavarría hasta que la gente del lugar me pidió que me quedara en esa ciudad…”.

KODAK Digital Still Camera

Indicó que Dios lo ayudó y hoy tiene el respaldo a través de fichero de culto propio con la sede central en Olavarría y con iglesia en Bragado y Mar del Plata.

EL MINISTERIO DE RESTAURACION

Menchaca, expresó que su ministerio es de restauración y en la placa de la iglesia así lo dice, “pero no por una decisión mía sino por los propios creyentes porque ellos se consideraban restaurados de las distintas circunstancias por la que les había tocado atravesar.

PREDICAR EL MENSAJE DE LA PALABRA EN FORMA NITIDA

Alfredo Menchaca señaló que se viven momentos muy difíciles en el mundo y es la hora de que quienes aún no lo han hecho conozcan al Señor.

Expresó que para esto suceda, “hay que predicar el mensaje de la palabra de Dios en forma nítida, sin salirse de los dice la Biblia y no haciendo el cuento del chino, lo que Biblia dice Si es Si y lo que dice No es No.

Si nosotros le sacamos algo a la Biblia para conformar a alguien nunca vamos a sanar el alma de esa persona, porque sería como si un químico le sacara los compuestos a un remedio, jamás le hará efecto a la persona que lo tome…”.

La Palabra de Dios es vida, siempre y cuando nada se le saque, de esa forma, la gente se va a acercar a Dios.

“Hay que valorar a las personas, no por lo que tienen, sino por lo que son, por la moral que tiene en su interior, no hay que dejarse llevar por la cantidad, sino por la calidad de las personas…”.

LA MIES ES MUCHA Y LOS OBREROS POCOS

Dijo Menchaca, en otro momento de nuestra entrevista, que “la mies es mucha y los obreros pocos y dijo conocer tres clases de pastores: El pastor que quiere ser pastor por serlo y ocasiona en la iglesia una división, está aquel que se prepara en un seminario, puede ser un buen pastor, pero Dios no lo llamó, y está el pastor que recibió el llamado de Dios.

Menchaca, está casado con Blanca Azucena, tiene tres hijos, dos mujeres y un varón y siete nietos.

En la fotografía aparece junto a su esposa, su hija Maricel y su nieto Iván

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.